en Google en podologiaalicante.com

Los soportes del cuerpo
jueves, junio 12, 2008, 02:01 AM

La llegada de temperaturas elevadas que suele producirse entre los meses de mayo y junio provoca un aumento en las consultas podológicas para tratar afecciones relacionadas con los pies como las durezas. La sociedad cada vez está más sensibilizada con el cuidado de los pies y su tratamiento por parte de un profesional sanitario, pero desde el Colegio de Podólogos de Castilla-La Mancha se incide en la necesidad de usar el calzado adecuado, algo que se suele «incumplir» más con la llegada del calor.



Así, desde esta entidad recomiendan evitar, en lo posible, la utilización de chanclas, puesto que este tipo de calzado otorga una menor protección al pie y es más probable el riesgo de sufrir determinadas afecciones. Sí destacan desde el Colegio de Podólogos las bondades de las chanclas si se usan en la piscina o el gimnasio, para proteger al pie de la humedad y para evitar el contagio de determinadas afecciones.

En el caso de usar sandalias, estos profesionales sanitarios recomiendan que se use un modelo que sujete bien el pie, en la parte del talón, para evitar que todo el peso al caminar caiga sobre los dedos de los pies, por lo perjudicial que ello puede ser para esta parte de nuestro cuerpo.

Recuerdan también lo poco saludable que es el uso de tacones excesivamente altos y de manera continuada, ya que el zapato de tacón alto, además de generar dolencias podológicas, causa un aumento de la curvatura fisiológica de la columna lumbar, favoreciendo la aparición de lumbalgias.

En el caso de los hombres, señalan que a menudo utilizan zapatos excesivamente cerrados incluso en pleno verano, con calcetines de fibras sintéticas, lo cual favorece la aparición de afecciones micóticas, por lo que recomiendan el uso de un zapato que deje airear más el pie.

También destacan la importancia de utilizar cremas hidratantes con cierta regularidad, para evitar la sequedad en la piel que suele darse con el cambio de temperatura.

Intensificar la higiene

Subrayan, igualmente, la necesidad de una higiene adecuada, un consejo que se hace extensible a todas las épocas del año, aunque precisan que con la llegada del calor y el uso de un calzado más descubierto distintos gérmenes pueden llegar al pie con más facilidad, por lo que una óptima higiene se vuelve si cabe más necesaria en esta época.

Especialmente en el caso de los más jóvenes, recomiendan alternar las zapatillas deportivas con otro tipo de calzado que deje el pie más aireado y es que, como señalan desde el Colegio de Podólogos de Castilla-La Mancha, «con una piel aireada, se tiene una piel sana».

Además, y sobre el uso de deportivas, los podólogos aconsejan disponer de varios pares de zapatos deportivos e ir alternando su uso, tanto para facilitar su limpieza y aireación, como para dar al pie cierta variedad en el apoyo.

Sobre el aumento en el caso de las consultas podológicas como consecuencia del cambio de temperaturas, desde el Colegio que preside Francisco López Barcenilla precisan que el porcentaje es más elevado en el caso de las mujeres.

Entre los colectivos que necesitan más cuidados en estos meses destacan la importancia de la prevención de patologías en los pies en las personas mayores y en personas con diabetes, propensas a sufrir la patología denominada pie diabético. En este sentido, recuerdan que sigue vigente el convenio suscrito entre el Colegio y el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, en virtud del cual se presta atención podológica gratuita a personas con diabetes.

Hasta la fecha, más de 3.100 pacientes con diabetes han recibido dicha atención, de forma gratuita, en toda la región.



Comentarios