en Google en podologiaalicante.com

Jorge Jiménez estará de baja hasta febrero al tener rotos los ligamentos del tobillo
viernes, enero 2, 2009, 06:11 AM

El 2008 no ha podido acabar peor para el Gandia Bàsquet. La plaga de lesiones, de mala suerte y de inconvenientes tiene en la lesión de Jiménez el colmo de todos los males. El flamante refuerzo de invierno, procedente del Illescas, se lesionó en el último entrenamiento antes del partido frente al Alicante y ayer el club confirmó la gravedad de su lesión.

Según el parte médico, el jugador sufre "rotura de los ligamentos del tobillo, peroneo astragalino anterior y peroneo calcáneo posterior". Un destrozo que el jugador ya sospechaba cuando se lesionó: "vi las estrellas y se he hinchó enseguida. Espero recuperarme bien pronto y que se cumplan los plazos, aunque en estos casos lo importante es recuperarse bien. Al menos no tengo que pasar por el quirófano, que ya es importante para que la recuperación sea más rápida", comentó el jugador.

ESGUINCES DE TOBILLO:

El tobillo se lesiona con frecuencia en actividades diarias laborales, deportivas y recreativas. El tobillo, una articulación de tipo bisagra, recibe cargas enormes, especialmente en la carrera o en deportes con giro sobre la extremidad.

Los esguinces del tobillo resultan del desplazamiento hacia dentro o hacia fuera del pie, distendiendo o rompiendo los ligamentos de la cara interna o externa del tobillo. El dolor de un esguince de tobillo es intenso y con frecuencia impide que el individuo pueda trabajar o practicar su deporte durante un periodo variable de tiempo. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, los esguinces de tobillo en la mayoría de los casos curan rápidamente y no se convierten en un problema crónico.
ligamentos tobillo


TIPOS DE ESGUINCES DE TOBILLO

* Esguinces de primer grado: Son el resultado de la distensión de los ligamentos que unen los huesos del tobillo. La hinchazón es mínima y el paciente puede comenzar la actividad deportiva en dos o tres semanas.
* Esguinces de segundo grado: Los ligamentos se rompen parcialmente, con hinchazón inmediata. Generalmente precisan de un periodo de reposo de tres a seis semanas antes de volver a la actividad normal.
* Esguinces de tercer grado: Son los más graves y suponen la rotura completa de uno o más ligamentos pero rara vez precisan cirugía. Se precisan ocho semanas o más para que los ligamentos cicatricen.

Un esguince es una lesión de un ligamento. Los ligamentos son bandas de tejido que ...conectan un hueso con otro ayudando a que las articulaciones se mantengan unidas.


El esguince de tobillo constituye la forma más frecuente de lesión de un tejido blando. Los tejidos blandos son todos los tejidos del organismo excepto el hueso. En España, cada año, aproximadamente seis de cada 1.000 personas acuden al médico de cabecera o al servicio de urgencias del hospital con un esguince de tobillo.

Un esguince leve es aquel en el que el ligamento ha sufrido un estiramiento o un desgarro. En los esguinces graves, el ligamento está totalmente desgarrado. A veces el estiramiento es tan violento, que el extremo del hueso al que se fija el ligamento fuertemente puede llegar a fracturarse.


Síntomas
Al sufrir un esguince de tobillo, hay veces que se escucha un chasquido o una crepitación, y se tiene una sensación de "desprendimiento" cuando el esguince es grave y un ligamento se ha desgarrado o se ha llegado a fracturar el hueso. El esguince puede resultar muy doloroso, empeorando el dolor al mover el tobillo. Si el esguince es importante, es posible que no sea capaz de cargar peso sobre la pierna.

Puede aparecer hinchazón y hematomas. La hinchazón se presenta poco después de producirse la lesión, pero el hematoma puede tardar hasta 24 horas en formarse por completo. La hinchazón alrededor del tobillo puede dificultar la movilidad del pie y provocar la inestabilidad del tobillo.

Deberá acudir al podólogo si:

# El tobillo le continúa doliendo mucho o está muy hinchado después de dos a cuatro semanas.
# Siente un gran dolor, enrojecimiento o hinchazón sobre alguna zona ósea del pie.
# No puede cargar ningún peso con la pierna afectada.
# Observa un cambio evidente en la forma del tobillo.


Causas
El tipo más frecuente de esguince de tobillo ocurre cuando gira el pie hacia dentro, estirando en exceso los ligamentos externos del tobillo. Esto se denomina esguince por inversión.

La mitad de los esguinces de tobillo suceden mientras se realiza alguna actividad deportiva, pero si no son importantes, pueden no ser percibidos hasta finalizar la actividad deportiva y observar que existe dolor e hinchazón en el tobillo. Son especialmente frecuentes en los deportes que exigen correr y saltar, tomar tierra después de un salto, cambios rápidos de dirección, o numerosas arrancadas y paradas bruscas (como ocurre en el fútbol, el baloncesto y el voleibol).

Otras causas comunes de esguince de tobillo son:

# Caminar sobre superficies irregulares
# Deslizamiento del pie fuera del bordillo de la acera
# Torsión del tobillo al subir unas escaleras
# Pérdida del equilibrio con calzado de tacón alto



Es más probable que sufra un esguince de tobillo si ya sufrió alguno previamente.


Diagnóstico


El podólogo podrá recomendar una radiografía si sospecha que existe daño óseo que necesita un tratamiento específico. Pero en muchos casos no es necesaria, ya que con un simple examen de la zona, pude llegarse a valorar la severidad del esguince.


Tratamiento
El tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión.

El objetivo primario del tratamiento es evitar el edema que se produce tras la lesión. La aplicación de hielo es básica en los dos o tres primeros días, junto con la colocación de un vendaje compresivo. Si hay dolor al caminar, debe evitarse el apoyo usando unas muletas para evitar aumentar la lesión. Dependiendo de la severidad de la lesión una férula o un yeso pueden ser efectivos para prevenir mayores daños y acelerar la cicatrización del ligamento.

La movilización del tobillo (flexión y extensión) y trazar círculos con el pie (hacia fuera y hacia dentro), pueden ayudar a reducir la inflamación y previenen la rigidez. Dependiendo de la severidad de la lesión, su médico puede ayudarle con un programa de rehabilitación apropiado para conseguir un retorno rápido a la actividad deportiva.

El tratamiento inicial puede resumirse en cuatro palabras: Reposo, hielo, compresión y elevación.

* Reposo: Es una parte esencial del proceso de recuperación. Si es necesario (háblelo con su médico), elimine toda carga sobre el tobillo lesionado. Si necesita bastones siga los consejos de su médico o fisioterapéuta sobre la forma de usarlos: puede necesitar un apoyo parcial o una descarga completa dependiendo de la lesión y el nivel de dolor. El reposo no impide la realización simultánea de ejercicios en descarga, como la natación o la bicicleta estática.
* Hielo: Llene una bolsa de plástico con hielo triturado y colóquela sobre la zona inflamada. Para proteger la piel, ponga la bolsa de hielo sobre una capa de vendaje elástico empapada en agua fría. Mantener el hielo durante periodos de aproximadamente treinta minutos.
* Compresión: Comprimir la zona lesionada con un vendaje elástico. Éste protege el ligamento lesionado y reduce la inflamación. La tensión del vendaje debe ser firme y uniforme, pero nunca debe estar demasiado apretado.
* Elevación: Mientras se aplica hielo, eleve la zona lesionada por encima del nivel del corazón. Continúe con este procedimiento en las horas siguientes, con el vendaje de compresión colocado.


REHABILITACIÓN

Los dos objetivos de la rehabilitación son:

* Disminuir la inflamación
* Fortalecer los músculos que rodean el tobillo.

La inflamación puede reducirse manteniendo el tobillo lo más elevado posible y con la utilización adecuada de la compresión. Realizar ejercicios para fortalecer el tobillo.

REANUDACIÓN DEL DEPORTE

Para volver a practicar deportes, generalmente se recomienda que la inflamación o el dolor no existan o sean mínimos y que puedan realizarse saltos hacia delante o hacia los lados sobre el tobillo lesionado sin sentir dolor ni inestabilidad. En los esguinces más graves es una buena idea proteger el tobillo con una tobillera o una ortesis para disminuir la probabilidad de nuevos episodios de esguince. Su médico y entrenador deben guiarle en su retorno a la práctica deportiva.



EJERCICIOS

Ejercicio de rango de movimiento: "Escribir con el pie"

Aplicar una bolsa de hielo al tobillo durante 20 minutos. Después trazar las letras del alfabeto en el aire con el dedo gordo. Realizar este ejercicio tres veces al día y hacerlo hasta que se consiga el movimiento completo del tobillo.


Resistencia

Debe iniciar los ejercicios de resistencia una vez recuperada la movilidad completa. Utilizar una banda elástica de un metro o una cámara de rueda de bicicleta. Hacer 30 repeticiones de cada uno de los siguientes ejercicios tres veces al día.



a) Flexión plantar: Sujetar ambos extremos de la banda elástica con las manos y pasarla por debajo del pie. Al mismo tiempo que se tracciona de la banda empujar con el pie lejos del cuerpo. Contar hasta tres y repetir el ejercicio.




b) Dorsiflexión: Atar la banda alrededor de la pata de una mesa y pasar el otro extremo alrededor del dorso del pie. Tirar del pie en dirección al tronco. Contar hasta tres y repetir el ejercicio.




c) Inversión: Con la goma fija a un objeto estático, siéntese en una silla. Apoyando el talón en el suelo llevar el pie hacia dentro contando hasta tres en cada ejercicio.




d) Eversión: Comenzando en la misma posición que en el ejercicio de inversión pero con la banda elástica en dirección inversa, realizar movimientos del pie hacia fuera contando hasta tres.




Fortalecimiento: Cuando pueda realizar los ejercicios de resistencia descritos fácilmente y sin molestias, doble la banda elástica (haciendo dos lazos) y haga 10 repeticiones de los mismos ejercicios tres veces al día. Alternativamente, haga los ejercicios con una bota pesada o colocando un peso en la suela de una zapatilla deportiva. Añada ejercicios en posición "de puntillas": Póngase de puntillas y cuente hasta tres, primero con el pie apuntando hacia delante y después hacia dentro y hacia fuera. Días después, repetir este ejercicio apoyándose en un sólo pie.



Equilibrio:

Posición de "cigüeña": Elevar la extremidad no lesionada manteniéndose sobre la lesionada durante un minuto. Repetir hasta un total de 5 minutos, tres veces al día. Progresar hasta mantenerse sobre una pierna con los ojos cerrados.



Medicamentos

Los aines pueden ayudar a aliviar el dolor, por ej. los que contienen paracetamol. Algunos pueden ayudar a reducir la hinchazón. Las cremas o los geles analgésicos no funcionan mejor que los comprimidos.

Cirugía

La cirugía permite reparar los desgarros de los ligamentos del tobillo, pero no hay pruebas suficientes para afirmar si es mejor que mantener el tobillo escayolado o utilizar una férula de sujeción. Es posible que su médico le recomiende una intervención quirúrgica en el caso de que el desgarro de los ligamentos del tobillo no mejore.


Recuperación de un esguince de tobillo
La hinchazón y el malestar perderán intensidad en pocos días. En este momento, deberá comenzar a movilizar el tobillo. Los vendajes compresivos habitualmente deberán ser retirados al cabo de dos días ya que limitan el movimiento. En su lugar podrá usar algún sistema de apoyo o de vendaje que no restrinja demasiado el movimiento.

Al principio, los movimientos podrán consistir en rotar el pie y moverlo hacia arriba y hacia abajo. Tenga cuidado de efectuar movimientos con el pie que no aumenten el dolor que ya padece. Trate de aumentar el rango del movimiento día a día.



ACTIVIDADES FUNCIONALES

Cuando pueda caminar sin dolor o cojera, iniciar la carrera por llano. Seguir con carrera realizando giros "en forma de ocho", y finalmente carrera en zigzag.


Comentarios