en Google en podologiaalicante.com

Problemas en los pies de los diabéticos
lunes, enero 26, 2009, 02:58 AM

La Diabetes Mellitus es una enfermedad cada vez más frecuente y llega a afectar hasta el 10% de la población adulta. En esta enfermedad los niveles de glucosa en sangre están elevados y esta situación mantenida de forma crónica produce una serie de trastornos en diferentes órganos de nuestro cuerpo: ojos, riñones, arterias, nervios etc. y concretamente en el caso que nos ocupa en mucha ocasiones la conjunción de varios factores hace que los pacientes diabéticos tengan una serie de problemas en los pies que se han aglutinado bajo el nombre de Pie Diabético. Estos factores son fundamentalmente: vasculopatía, neuropatía, factores ortopédicos, infección y falta de cuidados. Por si solo cada uno de de estos factores puede no desarrollar el llamado Pie Diabético pero la conjunción de más de uno o varios juntos, casi con toda probabilidad si lo hará.

En la alteración vascular o arteriopatía, está afectada la microcirculación, con obstrucción de las arterias de pequeño calibre, es la microarteriopatia diabética que se manifiesta en alteraciones de la pies, uñas, etc. En la macroarteriopatia están afectadas las arterias de más grueso calibre, sobre todo la femoral y poplítea con la misma consecuencia. El resultado es el mismo: el déficit de circulación en el pie.

También afecta a la nervios por la llamada neuropatía diabética, con lo cual los enfermos al no sentir dolor, no son conscientes de los problemas que se están incubando en sus pies La neuropatía provoca una serie de alteraciones de la piel, consistente en ausencia de sudoración con sequedad y presentación de grietas, que son posibles puertas de entrada de gérmenes, al estar afectada la sensibilidad no se nota si hay cualquier cuerpo extraño en el zapato, o rozaduras continuas que provocan heridas y es el principio de una gangrena. También hay una alteración de la parte osteo- muscular del pie produciendo deformidades que acaban afectando a la piel con heridas que es una forma más de aparición de ulceras cutáneas.

Finalmente si añadimos la aparición de hongos u otras bacterias por falta de higiene o cuidados medicos, ya tenemos todos los factores precisos para que aparezca el llamado pie Diabético, o sea una puerta de entrada, tejidos desvitalizados y un caldo de cultivo apropiado como es una sangre rica en glucemia. En estas condiciones las bacterias tienen todas las facilidades para desarrollarse, a veces de forma totalmente explosiva. Tanto es así que en 48-72 horas se puede formar un pie flemonoso, lleno de pus, que suele acabar en una amputación de parte del mismo o lo que es peor en la amputación de toda la extremidad.

Para comprender la importancia de este problema baste decir que aproximadamente y según estudios epidemiológicos casi el 10% de los pacientes con pie diabético son candidatos a padecer una ulcera diabética, lo que quiere decir que de 30.000 a 50.000 valencianos son candidatos a padecer esta verdadera plaga.. Dado que es una patología multifactorial donde están implicados varias especialidades, como la Endocrinologia, Traumatología, Neurología, Podología, etc. es relevante la importancia de las llamadas Unidades del Pie Diabético donde se atiende a los paciente desde un punto de vista multidisciplinario y una vez realizado el diagnostico cada especialista aporta su experiencia en el tratamiento de esta entidad.

Desde el punto de vista de la Angiología y Cirugía Vascular, que es la especialidad que quizás ve con más frecuencia a estos pacientes, Se suelen dar una serie de consejos asequibles a todas las personas para que se valoren ellas mismas los pies cada día: lavado diario con secado exhaustivo para evitar los hongos, revisión interdigital y de... la planta por la misma persona aunque sea con un espejo o mejor por otra persona, revisión del calzado en busca de cuerpos extraños, usar calzado cómodo que no apriete ni roce, y sobre todo visita por Especialista en Angiología y Cirugía Vascular para descartar la presencia de una enfermedad vascular asociada.

Comentarios