en Google en podologiaalicante.com

Cirugía podológica
sábado, octubre 24, 2009, 11:14 AM

La cirugía del pie siempre ha tenido fama de ser dolorosa. Sin embargo, gracias a una nueva técnica de cirugía es posible someterse a una intervención de juanetes, por ejemplo, sin sufrir los daños colaterales de dicha operación.

La cirugía percutánea es una técnica quirúrgica que forma parte de la cirugía minimamente invasiva. Los procedimientos que se siguen permiten pasar de puntillas por el hecho quirúrgico, disminuyendo los daños que se producen al operar de forma convencional. Los métodos convencionales siempre han requerido de grandes incisiones para poder llegar al hueso del pie y efectuar las correcciones necesarias. En cambio, con la cirugía percutánea la incisión que se practica es mínima (no más de medio centímetro).

Otro de los aspectos destacables de la cirugía percutánea es la minimización del dolor post-operatorio, de tal manera que el paciente no ...requiere de hospitalización tras la intervención. Por otra parte, cabe destacar que la anestesia que se aplica es local, solo afecta al pie. No obstante, se puede acompañar de una sedación que realiza el anestesista.

El paciente que haya sido operado mediante cirugía percutánea puede incluso marcharse a su casa andando. No es recomendable forzar el pie durante los primeros días, pero sí que se permite que la persona deambule por casa a la vez que alterna estos paseos con tiempos de reposo. Una semana después de la intervención, el paciente ya puede salir a la calle y reincorporarse a su actividad laboral ( siempre y cuando ésta lo permita).

Las patologías más indicadas a tratar con la cirugía percutánea son las que afectan al antepié: juanetes, dedos en martillo y las metatarsalgias ( dolor en la planta del pie). Estas deformidades clásicas son más comunes en señoras que en caballeros, ya que el calzado influye en propiciar estos problemas. Estas patologías no aparecen de la noche a la mañana. Una mala herencia puede ser una de las causas, aunque tal y como acabamos de mencionar, el calzado que se usa tiene un gran peso a la hora de crear deformidades en los pies.

La cirugía percutánea tiene dos claras intenciones, distintas entre ellas pero igual de importantes la una que la otra. Po una lado, tiene una orientación funcional, reparar los daños causados en los pies para dejar de sufrir molestias y poder caminar correctamente. La otra vertiente gira entorno al aspecto estético. Muchas son las personas que, motivadas por mejorar el aspecto de sus pies, deciden operarse incluso sin sentir dolor. Y es que, tal y como afirma el doctor Rabat, es mejor no operar un juanete si éste no duele. Existe la excepción siempre y cuando la deformidad, a pesar de no provocar molestias, acarree problemas que imposibiliten calzarse y realizar una vida normal.

Para poder realizar una intervención de tipo percutánea, es básico que el cirujano sea ya un experto en cirugía convencional. La formación del especialista es necesaria para poder aplicar estas técnicas debido a su alto grado de dificultad. El podólogo debe entrenarse muchas horas y tener mucho interés para adquirir el hábito mental de operar sin tener las 3 dimensiones al alcance de la mano, tal y como la cirugía percutánea requiere.

Comentarios