en Google en podologiaalicante.com

La enfermedad de Parkinson es la segunda patología neurológica degenerativa que más discapacidad produce
miércoles, noviembre 25, 2009, 10:53 AM


Un cambio en el olfato, ansiedad o depresión puede ser señales previas a su aparición

Algunos miembros de la Sociedad Española de Medicina Geritátrca (SEMEG), alertan del infradiagnóstico de la enfermedad de Parkinson entre las personas mayores. El doctor Enrique Jaramillo, del Servicio de Geriatría del Hospital Virgen de la Montaña en Cáceres, cree que en muchos casos síntomas como los temblores o los cambios en la marcha son confundidos con el deterioro normal asociado a la vejez. En este sentido, recuerda que el la Enfermedad de Parkinson es la segunda patología degenerativa que más discapacidad produce y que dos tercios de los pacientes tienen más de 70 años.

A pesar de que la Enfermedad de Parkinson produce un deterioro notable en el anciano, “muchas veces los propios médicos o los familiares no conceden importancia a los cambios que está experimentando la persona mayor y se queda sin diagnosticar”,.
Los síntomas principales de esta dolencia, señala el experto, son el temblor, la rigidez, la lentitud de movimiento y la alteración de la marcha: el caminar se hace más lento; se acorta la longitud del paso, se arrastran los pies, se camina sin braceo y se adopta una postura con una flexión en las rodillas y en las caderas. “Esto muchas veces se confunde con la evolución propia de la vejez” .

Sin embargo, con el tiempo, el paciente va perdiendo flexibilidad y se vuelve cada vez... más rígido, hasta el punto de quedar discapacitado. “Antes de que aparezcan los síntomas más típicos pueden aparecer manifestaciones previas como un cambio en el olfato, depresión o ansiedad”, explica el doctor Jaramillo.

También es posible que el temblor de la Enfermedad de Parkinson se confunda con el Temblor Esencial, que aparece cuando la persona está en movimiento. “Sin embargo, el temblor del Parkinson es típico porque aparece incluso en reposo”, aclara.

La prevalencia de la Enfermedad de Parkinson aumenta exponencialmente con la edad. En la población general se estima que afecta a un 0,8 por ciento mientras que en mayores de 65 años, este dato se incrementa hasta el 3 por ciento, según estudios americanos.

Aunque no hay una evolución típica de la enfermedad, sí se sabe que si aparece en personas jóvenes, de 40 ó 50 años, el deterioro es más lento. En los ancianos la evolución es más agresiva, tienen más deterioro cognitivo aunque menos oscilaciones en la movilidad.


El diagnóstico de esta enfermedad ha evolucionado mucho, puesto que ahora la medicina nuclear permite diferenciar entre el parkinson y otras dolencias que provocan síntomas similares como el temblor esencial o efectos secundarios a fármacos. Sin embargo, la mayoría de los pacientes son diagnosticados únicamente por evidencias clínicas y no se llegan a realizar las pruebas de imagen.


En cuanto a los tratamientos, el doctor Jaramillo explica que hace años se tendía a retrasar la medicación lo más posible para evitar los efectos secundarios. En la actualidad esto ha cambiado puesto que recientes estudios con otros fármacos han demostrado que aunque no se consiga frenar la enfermedad, el tratamiento precoz sí puede variar su curso.

Comentarios