en Google en podologiaalicante.com

Zapatos bajo sospecha
martes, mayo 11, 2010, 02:47 PM

Un calzado vibrador y terapéutico con un circuito eléctrico en la suela desata la alarma en el aeropuerto paquistaní de Karachi.

Un masaje eléctrico en los pies mientras camina, sobre todo si lo hace en un aeropuerto, le puede costar la cárcel. Eso es lo que le sucedió el pasado domingo al ciudadano paquistaní Faiz Mohammad, un ingeniero de 30 años que pretendía volar a Mascate (Omán) desde el aeropuerto de Karachi, la ciudad más poblada de Paquistán (13 millones de habitantes), antigua capital del país y centro neurálgico de las finanzas y del comercio textil y automovilístico que exporta desde su gran zona portuaria.
Faiz no podía imaginar que el escáner detectara el circuito eléctrico con baterías recargables que llevaba instalado, y bien escondidito, entre la suela de sus zapatos. El paquistaní fue detenido 'ipso facto', perdió el vuelo y pasó unas horas en prisión hasta que las cosas se aclararon.
Después de descartar que se tratara de un terrorista islámico arrastrando una bomba por los suelos de un aeropuerto internacional, la Policía concluyó que se trataba de un calzado terapéutico, aunque reconoció que jamás había visto nunca modelo similar ni invento tan 'sui géneris'. El ingeniero se encargó de explicar que se trataba de unos zapatos curativos que ejercen un masaje vibrador y benefactor sobre la planta del pie.
Ese calzado tan especial no puede adquirirse en cualquier comercio, sino exclusivamente por Internet, donde aparecen anunciados como 'Buenas vibraciones' (Good Vibrations Therapeutic Vibrating Shoes), a cuya página web resulta imposible acceder.
El diseñador de este calzado es el podólogo Richard Koening, que trabaja en la ciudad estadounidense de San Luis y que ha divulgado por la Red los efectos mágicos de su invento. La verdad es que, carentes de la más mínima estética, se asemejan al calzado que puede encontrarse en las tiendas de ortopedia. Sosos, minimalistas y austeros como ellos solos, aunque no tanto en el precio. Su coste por Internet alcanza los 60 dólares (47 euros).
Dedicado a cuidar los pies de sus clientes, Koening pensó que la idea de relajar sus pinreles mientras... trabajaban sentados, o en largos viajes, podía beneficiarles y, de paso, sacar unos cuantos dineros con la patente. El sistema parecía cómodo. Un simple interruptor en el lateral del zapato activa un largo vibrador que masajea toda la planta, hasta el dedo gordo del pie. Pero el podólogo no cayó en la cuenta de los excesivos controles de seguridad que tras los atentados del 11-S rigen en todos los aeropuertos.
Chips contra el alzheimer
No son los primeros zapatos con chip. En el año 2006, una residencia de la tercera edad de la localidad granadina de Armilla, ya instaló chips en el calzado de los ancianos para mantenerles localizados en los paseos y asegurarse de que una repentina pérdida de memoria les impidiera encontrar el camino de vuelta al centro.
El pasado año, la empresa californiana GTX anunció que estaba desarrollando un nuevo tipo de calzado que incluiría la tecnología GPS para que las personas con alzheimer encontraran el camino de vuelta a casa. GTX, especializada en la creación de Sistemas de Posicionamiento Global para celulares, bautizó esa línea de calzado con el nombre de 'Ambulator'.
Y hay, y habrá, nuevos chips para el calzado, aunque para distintos usos, como el puesto en marcha por la empresa europea Checkpoint Systems que, para evitar los robos en tiendas, sobre todo en los grandes almacenes, ha dotado a ese producto pedestre de un chip o etiqueta que funciona por radiofrecuencia y pueden desactivarlo los dependientes sin ninguna dificultad. Así, al que roba no le quedará más remedio que pagar y, desde luego, no podrá salir por pies.

Comentarios