en Google en podologiaalicante.com

Las uñas de los pies
miércoles, julio 14, 2010, 12:08 PM

Más del 60 por ciento de los valencianos no sabría reconocer si sus uñas padecen alguna patología, lo que supone la cifra más alta a nivel autonómico y coloca a la región por encima de la media, que se sitúa en el 54 por ciento. Además, sólo un 6 por ciento de los residentes en la Comunitat considera que las uñas pueden delatar una mala salud.

Según un estudio del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos de España e ISDIN publicado este miércoles, a pesar de que cada año se incrementa el número de alteraciones en las uñas de los pies, sólo el 4 por ciento de los entrevistados acude al podólogo regularmente, mientras que casi el 20 por ciento de la población valenciana reconoce haber vivido momentos de inseguridad o incomodidad debido al mal estado de sus uñas.

Para la dermatóloga Cristina Paradelo, el desconocimiento sobre la salud de las uñas lleva a reforzar creencias erróneas, como que algunas de las alteraciones más frecuentes son "normales" y no implican complicaciones. En este sentido, podólogo y profesor de la Universidad de Barcelona Antoni Zalacaín ha resaltado que las uñas "deben mantener siempre la misma... apariencia" y que "a los cincuenta años, deben tener el mismo aspecto que cuando teníamos veinte, por lo que cualquier cambio de estado debe ser tratado por un experto de forma inmediata".

A pesar del desconocimiento de la salud de sus uñas, el 66 por ciento de los valencianos otorga una gran importancia al cuidado de las uñas, pero seis de cada diez no sabría reconocer si padece alguna enfermedad como la psoriasis, hipertrofias u onicomicosis, una infección causada por hongos que afecta a más de 1,3 millones de españoles. Así, según ha recordado Paralelo, "tener unas uñas estéticamente cuidadas no es un sinónimo de tenerlas sanas".

Cambio de coloración

Por todo ello, los especialistas advierten de que conviene prestar atención a determinados signos ´clave´ que pueden alertar sobre una posible patología, como el cambio de coloración, la alteración en el grosor de la lámina ungueal o la fragilidad de la uña. Así, recomiendan que, ante cualquier alteración, se debe acudir a un especialista, ya sea el podólogo o el dermatólogo.

Asimismo, alertan de que el diagnóstico y tratamiento tardío puede causar un daño permanente en las uñas, además de infecciones cutáneas secundarias o complicaciones con otras enfermedades como la diabetes o la anemia.

Recuerdan, también, que al contrario de lo que pueda parecer, las uñas son una parte muy importante del cuerpo y cumplen una serie de funciones cruciales como proteger el extremo de los dedos, aumentar la sensibilidad, facilitar el rascado y reforzar la estabilidad y la propulsión del dedo, además de la ya conocida función estética.

Comentarios