en Google en podologiaalicante.com

Revisiones podológicas
domingo, septiembre 26, 2010, 03:25 AM


El propósito de hacer ejercicio para gozar de una mejor salud y fortalecer la musculatura puede conducir a esfuerzos excesivos que repercuten en los pies y les causan dolor. Estos son los consejos para ponerse en forma sin sufrir lesiones.
Existen dos épocas del año en las cuales los médicos expertos en el cuidado y la atención de los pies y tobillos son testigos de un aumento en la afluencia de pacientes que acuden a su consulta debido a dolores causados por el ejercicio. Las consultas debidas a molestias en “el soporte del cuerpo”, es decir en “la extremidad de las extremidades inferiores”, suelen incrementarse durante los primeros meses de cada año, probablemente debido al propósito de hacer ejercicio que se plantean muchas personas en esa época.
Las visitas a los médicos, cirujanos, traumatólogos o podólogos por problemas y trastornos podales también suelen ir al alza en primavera y verano, cuando cada vez más personas procuran adelgazar y ponerse en forma en poco tiempo para lucir una figura esbelta en la playa, en una temporada que invita a dejar el cuerpo al descubierto.
Los expertos del Colegio Americano de Cirujanos del Pie y el Tobillo (ACFAS, por sus siglas en inglés) recomiendan consultar a un podólogo antes de comenzar una nueva rutina de ejercicio y dan una serie de consejos para prevenir y aliviar las dolencias más habituales que se producen al practicar una actividad física deportiva.
Para evitar el dolor de talón, los expertos recomiendan utilizar zapatos diseñados para el deporte que practique. Para tratar el dolor, cuando ya ha aparecido, aconsejan aplicarse hielo en la planta del pie antes de acostarse.
Cuando se presenta este problema también es útil realizar estiramientos dos o tres veces al día. La técnica consiste en sentarse descalzo en el suelo y con las rodillas rectas, envolver una toalla alrededor de los pies y tirarla hacia atrás contando hasta diez antes de volver a un estado de relajación.
CAMINAR SIN SUFRIR
Por otra parte, practicar ejercicio con calzado ajustado puede causar el denominado “neuroma”, o pinzamiento nervioso, cuyos síntomas son el dolor en los talones y hormigueos en el tercer y cuarto dedo. Para prevenirlo, lo mejor es medirse bien los pies y determinar la talla correcta, antes de comprar un calzado deportivo.
Para prevenir el dolor en el tendón de Aquiles, los expertos de ACFAS sugieren realizar toda una nueva rutina de ejercicios con calma, alternando una sesión difícil un día con otra mucho más suave al siguiente.
De ese modo, se puede evitar la tendinitis, o inflamación del tendón, la cual hace que la planta de los pies se vuelva sensible y dolorosa. Si duele, conviene seguir este tratamiento: reposo, hielo, compresión y elevación.
LOS GRANDES OLVIDADOS
Hay un gran desconocimiento en torno a la salud de los pies. Problemas tan comunes y.... fáciles de corregir, como el exceso de sudor o el mal olor no se tratan porque se entienden como algo normal y no como un problema de salud para el que existe un tratamiento.
Según esta investigación, los pies son “los grandes olvidados” por buena parte de la población, ya que un elevado porcentaje de la gente no se los lava correctamente a diario, no sabe cortarse bien las uñas, reconoce que tiene o ha tenido hongos en alguna ocasión, o asegura que no toman ningún tipo de protección en piscinas, gimnasios y sitios públicos.
También son muchos quienes no utilizan un calzado adecuado.
Según los podólogos, “lavarse los pies a diario con jabón neutro y secarse bien, especialmente entre los dedos, cortarse las uñas después del baño o extremar las precauciones en piscinas y duchas públicas con el uso de calzado y toallas individuales, son algunos consejos básicos para evitar problemas en esta parte del cuerpo”.

Comentarios