en Google en podologiaalicante.com

Consejo podológico en calzado infantil
viernes, septiembre 9, 2011, 07:50 AM


De cara al inicio del nuevo curso escolar, los podólogos de la Comunitat han recomendado en un comunicado a los padres de los niños escolarizados que presten atención al calzado usado por sus hijos en ese "momento clave en el que se determina la forma básica del pie y en el que los pequeños asientan la facultad de caminar".

Según el colegio de podología, "el calzado idóneo es aquel que protege al pie sin deformar la marcha, que facilita la realización normal del paso y que se adapta desde el primer día a las dimensiones del pie del niño".

De lo contrario, las principales consecuencias son deformaciones en los dedos, alteraciones en las uñas, además de problemas más graves como alteraciones de la marcha y empeoramiento de éstas u otras patologías que ya existían de forma congénita.

Para evitar estas situaciones, han determinado una serie de consejos que deben empezar por "nunca obligar al niño a caminar" ya que los primeros pasos "los dará de forma natural entre los 12 y los 18 meses", etapa en la que la función del calzado es "simplemente la ...de proteger del frío, la humedad y los roces del suelo".

"Es a partir de esta etapa y hasta los 3 años cuando se definen los arcos naturales y hay que prestar especial atención a los zapatos porque son un medio para ayudar a los más pequeños a conseguir una marcha correcta y evitar la aparición de deformaciones".

Otra de las recomendaciones recuerda que determinadas deformaciones pueden ser congénitas y pueden corregirse en los primeros años a través de revisiones periódicas.

"Si a partir de los tres años hay alteraciones como pie plano o cavo, caídas continuas, dolor por la noche o, incluso, rotaciones de los mismos", el Colegio de Podólogos de la Comunitat considera "necesaria" la consulta con el especialista porque "puede ser reflejo de otros problemas".

La elección de una talla adecuada es para estos especialistas del pie una cuestión determinante al argumentar que un elevado número de las molestias en menores de tres años son motivadas por lesiones ungueales causadas por un corte incorrecto de las uñas y por el uso de calzado de talla pequeña que las comprime y lesiona.

Además, han recordado la necesidad de evitar transferir el calzado usado de un niño para que lo use otro más pequeño, debido a que el niño que lo herede encontrará que esos zapatos "tendrán marcada la forma de su anterior propietario".

Por último, los podólogos afirman que los materiales de los que está elaborado el calzado deben caracterizarse por ser "naturales y flexibles para permitir la transpiración y la libertad de movimiento, además de carecer de costuras internas que causen roces".

"Tampoco deben presentar elementos de sujeción como velcros, hebillas o cordones, y su longitud deberá ser aproximadamente un centímetro mayor que la longitud del pie para permitir un crecimiento correcto y los movimientos naturales de éste al caminar".

 


Comentarios