en Google en podologiaalicante.com

¡PIES A LA VISTA!
sábado, mayo 24, 2008, 09:55 AM

Pobres. Dan un poco de lástima. Se han pasado todo el invierno escondidos en calcetines, zapatos cerrados o botas, no les ha dado ni un rayo de sol y tienen un color amarillento. Ahora, con el buen tiempo, apetece sacarlos, enseñarlos y calzarse unas frescas sandalias.
Pero ¿están nuestros pies en condiciones de mostrarse en público? Seguramente más de uno estará ahora comprobando el estado de sus pies y llegará a la conclusión de que la respuesta es no. Pues bien, manos - o mejor dicho, pies- a la obra.


El primer error es haber olvidado el cuidado de los pies durante los meses de frío, por lo que ponerlos en condiciones costará un poco más. "Deberíamos cuidar los pies durante todo el año, nos evitaríamos muchos problemas, pero sólo nos acordamos de ellos cuando tenemos que enseñarlose.En esta época del año cuando los salones especializados se llenan de mujeres y cada vez más hombres que quieren poner a punto sus pies para lucirlos se calcula que con la llegada del buen tiempo la afluencia se incrementa en un 30%. Los problemas que más abundan son leves: duricias, callos, talones agrietados, pies deshidratados, uñas dañadas, con hongos o amarillas… El problema es que con una sola sesión es imposible reparar un pie dañado.

Los problemas se incrementan con la llegada del calor por varios motivos. Nos deshacemos de las medias y calcetines y utilizamos un calzado descubierto por el talón, con lo que la piel contacta directamente con el tejido del calzado lo que provoca ampollas, sequedad en los talones, callosidades…. También el calor y el sol pueden agravar patologías como el exceso de sudoración o la sequedad de la piel. En verano debemos incrementar el cuidado. Prestaremos especial atención al cuidado de la piel manteniendo una hidratación y protección solar adecuada, controlaremos la sudoración excesiva y la aparición de flictenas (ampollas) con el uso de calcetines de hilo y de antitranspirantes si el podólogo lo aconseja.

Acudir al podólogo se recomienda una vez al mes.La palabra clave es hidratación.
Es indispensable lavarlos a diario y secarlos bien, sobre todo entre los dedos para evitar hongos u otros problemas como el pie de atleta. Una vez secos, es conveniente utilizar una crema hidratante indicada para los pies. No todas las cremas son iguales ni tampoco todas las partes del cuerpo. La crema puede aplicarse con un suave masaje desde la punta de los dedos hacia atrás e insistiendo en los talones.


Los podólogos recomiendan andar descalzos por la arena de la playa y remojar los pies en el agua del mar. Con ello se eliminan durezas y se favorece la circulación.Se aconseja ir incrementando los paseos por la playa en días progresivos y así acostumbrar al pie a esta nueva actividad. "La temperatura del agua, la concentración de sales y su movimiento favorecen la circulación y tonifican la musculatura",

Las uñas merecen una atención especial. Cortarlas demasiado, llevarlas largas o mal cortadas puede acarrear incómodas molestias e incluso infecciones. Las uñas, como el cabello, son una extensión de la piel. Están constituidas por células muertas, de una proteína llamada queratina. Las uñas crecen constantemente: aproximadamente 0,1 milímetros diario y un promedio de entre tres y cinco milímetros mensuales. Las de los pies crecen la mitad o la tercera parte que las de las manos, por lo tanto pueden cortarse con menos frecuencia, aproximadamente una vez al mes. Y es importante hacerlo horizontalmente, dejando los bordes rectos para que no se encarnen. No hay que dejarlas demasiado cortas. El tamaño ideal es que sobresalga la parte visible de la uña un milímetro por delante de la parte carnosa.
Un problema que afecta a algunas personas es la sudoración. Para controlar el exceso se pueden emplear productos específicos como desodorantes, sprays o polvos y plantillas absorbentes. Si la transpiración es excesiva - hiperhidrosis- existen algunas medidas como la infiltración de botox, un tratamiento de podología que no requiere intervención quirúrgica. En varias clínicas de podología en Barcelona, se emplea esta técnica, que está dando resultados muy efectivos. El tratamiento consiste en la infiltración de proteínas naturales purificadas en la zona específica, bloqueando las terminaciones nerviosas simpáticas, responsables del estímulo de las glándulas sudoríparas.

Por desgracia no todo es estética. En una reciente encuesta, más del 60% de la población afirma que padece algún problema en los pies y el 90% asegura que ha padecido alguna molestia o dolor en algún momento de su vida. Las enfermedades en los pies varían mucho dependiendo la edad de los pacientes. Las personas jóvenes normalmente visitan el podólogo si tienen problemas de hongos o callos. Las personas mayores lo hacen por deformaciones en los pies debidas a artritis, juanetes y otras enfermedades. Muchas veces estas deformaciones son el resultado de descuidos durante la juventud o infecciones de hongos que nunca se trataron.

Existen un gran número de enfermedades que pueden afectar a los pies: enfermedades musculares, circulatorias, del sistema nervioso, etcétera. Pero la diabetes afecta a un gran número de personas y puede ocasionar problemas graves en el pie. Los diabéticos deben poner especial atención en la salud de sus pies y hacerse revisiones periódicas visitando al podólogo, ya que cualquier problema que afecte a la piel del pie de un diabético (heridas, callos) si no es tratado adecuadamente puede suponer posteriores complicaciones como úlceras y en casos más graves, amputaciones.
Es frecuente ver en la consulta a pacientes diabéticos que por no tomar precauciones tan básicas como un calzado adecuado, protección en las zonas de roce, hidratación necesaria, etcétera, llegan a padecer lesiones y patologías que ponen en riesgo su salud.

Los pies, además de aguantar el peso, son un espejo del cuerpo. Todos los órganos tienen su zona refleja correspondiente en los pies, que se localizan en la zona plantar, dorsal o lateral, según el órgano. La disciplina que se encarga de tratar los pies para aliviar otros síntomas y ayudar a la recuperación de la salud se llama reflexología.Mirar los pies es fundamental:El color, el tejido, la falta de tonifi -cación, las uñas, la textura, manchas… todos estos aspectos nos indican si hay algún problema. El pie tiene puntos y zonas que reflejan los órganos y partes del cuerpo.
Las enfermedades más comunes que se tratan a través de la refl exología podal son dolores musculares, de cabeza, del nervio ciático, esclerosis múltiple, problemas posturales, de la columna vertebral, de las cervicales, contracturas musculares, desequilibrios hormonales y sobre todo patologías causadas por el estrés.
La reflexología se utiliza para equilibrar el cuerpo y contribuir a una mayor calidad de vida, pero tambien, cada vez más, en el campo de la estética. La reflexología no trata la enfermedad en sí, sino que alivia la sintomatología e intenta eliminar las causas que la origina. En muchos casos con diez sesiones la mejoría es notable. Lo importante sería que la gente utilizara la reflexología como tratamiento preventivo, una vez al mes por ejemplo; en los países orientales están acostumbrados a hacerlo así y luego, cuando tienen algún problema, con una sola sesión ya notan que mejoran rápidamente.
( 495 visualizaciones )   |  enlace permanente   |   ( 3.1 / 1219 )


<< <Anterior | 86 | 87 | 88 | 89 | 90 | 91 | 92 | 93 | 94 | 95 | Siguiente> >>


home

shoe sale, 2014 christian louboutin cheap louboutin, red bottom shoes sparkly high heels,prom shoes cheap christian louboutin,prom shoes high heels 2014